¿Erupciones Horizontales? Cuando la cara de un volcán se destruye

¿Erupciones Horizontales? Cuando la cara de un volcán se destruye
13 Ago, 2018
2 Comentarios

101 es la cifra más reciente que se tiene de los fallecidos en Guatemala tras la erupción del Volcán de Fuego según fuentes oficiales del Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala (INACIF). Aún continúa la búsqueda de desaparecidos y el reconocimiento de las victimas encontradas.

La cuestión es ¿Por qué tantas víctimas? ¿Se pudieron haber salvado más vidas? Quizás estas sean unas de las interrogantes que circundan ante esta tragedia, y es por eso que aquí intentaremos exponer las posibles causas que pudieron haber exacerbado esta suceso lamentable.

Un volcán agresivamente explosivo

El comportamiento de una erupción volcánica puede ser clasificado bajo dos categorías, pasivo o explosivo, la primera suele atribuirse al comportamiento “sereno” que presenta un volcán al expulsar su material volcánico sin explosionar, liberando gases y lava de forma fluida y sin impedimento como el volcán Mauna Loa situado en la isla de Hawái.

Por otra parte nos encontramos con el tipo de erupción agresiva, una característica que también forma parte del volcán de Fuego. El origen de este tipo de volcanes, es el resultado de una colisión de dos placas terrestres, que tras la subducción de una sobre la otra, genera un flujo de roca fundida (magma) y burbujas de aire que asciende hacia la corteza superficial de la tierra dando paso así, a la formación de los conos volcánicos conocidos oficialmente como estratovolcanes.

Si existe una alta concentración de gases al interior del cono volcánico, la presión aumentará exponencialmente hasta alcanzar un punto de quiebre, dando origen a dos consecuencias de alto impacto. La primera secuela suele ser la más habitual en esta clase de volcanes, por lo general, el comportamiento de la erupción se desarrolla a través de una columna de humo y ceniza que se extiende a kilómetros de altitud, acompañada de un flujo de lava que comienza a descender por la ladera.

Hasta aquí todo parece un acontecimiento digamos “normal”, hasta que nos topamos con el evento que tal vez sea el más letal generado a partir de un estallido volcánico, conocido como “flujo Piroclástico”.

Si un volcán presenta una chimenea estrecha o si está cubierta por un especie de domo o tapón formado por erupciones pasivas y lentas, lo más probable es que ocurra un colapso de alguna de las caras, generando por consiguiente, una erupción lateral, la cual suele conformarse por una densa nube de gases volcánicos, fragmentos de roca caliente y ceniza, capaz de desplazarse a velocidades considerables a nivel de suelo y arrasar con todo a su paso.

Colada Piroclástica, más peligrosa que la lava

Si bien ambos materiales volcánicos son letales, La principal diferencia radica en que el flujo Piroclástico puede desplazarse a mayor distancia y a mayor velocidad que la lava, reduciendo de forma considerable el tiempo que tienen las personas para huir o ser socorridos de la amenaza. La velocidad que puede alcanzar esta masa de material volcánico, puede variar según la magnitud de la explosión, de 10 a 30 km/h siendo las más lentas, y desde los 200 a 300 km/h las de mayor velocidad. Adicionalmente, la temperatura es el otro factor importante, pudiendo variar entre los 700°C hasta los 1000°C de calor.

Unos de los hechos de gran relevancia ocurridos en la historia de los volcanes, tuvo cabida un domingo 18 de mayo en 1980, en el estado de Washington, cuando el monte Santa Helena entraba en actividad, lo que posteriormente se traduciría en desastres ambientales y grandes pérdidas económicas, siendo catalogado además, como la erupción más poderosa percibida en el siglo XX, donde fallecieron 57 personas, además de la destrucción de 300 km de carretera y un gasto monetario superior a los 1000 millones de dólares.

Tras una sucesión de temblores y en ocasiones terremotos, el monte santa helena daba señales que la erupción era inminente. En base al interés generado por la comunidad de sismólogos, se pudo registrar el momento exacto cuando a las 8:32 am la cara norte del volcán sucumbió tras un previo terremoto localizado justo en la falda del monte, provocando una avalancha de rocas que se extendió a lo largo de 27 km rumbo a bajo, inmediatamente precedida por una nube colosal de materiales volcánicos que arrasaron una superficie aproximadamente de 600 km2 de bosque, y todo esto en un poco más de 30 segundos.

¿Quiere ver la simulación de la erupción del monte Santa Helena? Pincha aquí

Otro hecho importante que se suma posterior a la erupción de un estratovolcán, son los lahares, una clase de avalancha de agua y sedimentos volcánicos que descienden por las laderas, arrastrando árboles, rocas y un sinfín de materiales pesados que va sumando a su paso hasta alcanzar alturas de hasta 3 metros en algunos casos. Este acontecimiento también ocurrió recientemente en Guatemala, sepultando vidas humanas, ganado e inmuebles.

Pompeya y Herculano: Ciudades arrasadas por un volcán

A la falda del monte Vesubio, a unos cuantos kilómetros de Nápoles, se encontraban las ciudades colindantes: Pompeya y Herculano, Una zona que aún sigue siendo densamente poblada a pesar del riesgo inminente del cual se tiene registro desde el año 79 d.C. Cuando el volcán hizo erupción, sepultando a estas históricas urbes hasta el año 1550, cuando un arquitecto llamado Fontana dio con los primeros indicios de aquellos pueblos perdidos, tras estar excavando un nuevo curso para el río Sarno.

Todo lo que se sabe al respecto de la destrucción de Pompeya Y Herculano, es gracias a las cartas redactadas por un joven que se encontraba en ese entonces en Miseno, al otro lado del golfo de Nápoles a unos 30 km del volcán, quien evidencio cómo había sido la erupción del monte Vesubio y sus efectos en ambas ciudades. El testigo presencial es conocido como “Plinio el joven”, que gracias a sus detalles en la redacción, se pudo hasta cartografiar las consecuencias de la erupción.

“Amplias capas de fuego iluminaban muchas partes del Vesubio; su luz y su brillo eran más vívidos por la oscuridad de la noche… era de día en cualquier parte del mundo, pero allí la oscuridad era más oscura y espesa que cualquier otra noche”. Plinio el Joven

Según los registros, la erupción del Vesubio habría tenido su apogeo el día 24 de agosto de ese año. Tras una serie de terremotos que anunciaban lo que acontecería a partir de las 13:00 horas para ser preciso, cuando el volcán abría paso a una estruendosa nube negra de ceniza y sustancias incandescentes que comenzaron a caer progresivamente en los tejados de los pobladores y desatando la histeria.

Tras la cantidad de osamentas que fueron halladas posteriormente, demuestra que no todos decidieron abandonar sus hogares tras la erupción, al parecer la falta de ignorancia que existía en aquellos tiempos sobre el riesgo de vivir a faldas de un volcán, podría haber sido una de las causas de porque permanecieron en el lugar de la tragedia.

Según los análisis de terreno realizados en ambas localidades italianas, se logró determinar que las ciudades habían sido destruidas por al menos cuatro oleadas de coladas piroclásticas, siendo la cuarta, la más energética y mortal que impactó a los rezagados que aún permanecían allí.

Tras examinar la composición de las capas estudiadas, se concluyó que la composición debió provenir desde el cielo, depositándose de forma homogénea y diferenciada según el tamaño granular de cada una de las oleadas. La última de éstas, es la que presentó mayores dimensiones volumétricas, entendiéndose por lo tanto, que pudo haber alcanzado una mayor distancia a partir de la apertura del volcán.

Resolviendo la enigmática postura de los cuerpos hallados en Pompeya

Después del hallazgo del arquitecto Fontana, tuvieron que transcurrir 150 años para que se iniciara la primera campaña para desenterrar a las ciudades redescubiertas. Una vez iniciadas las extracciones de los objetos arqueológicos, comenzaron a aparecer los primeros restos humanos. En el caso de Herculano, los vestigios fueron localizados en nichos subterráneos, donde se encontraron huesos y cráneos agujerados, que tras análisis forenses, se determinó que los cerebros habían sido expuestos a grandes temperaturas, provocando que estos hirvieran y generaran la presión intracraneal suficiente para haber fracturado el casco.

Por otra parte, los cuerpos hallados en Pompeya son más enigmáticos, puesto que fueron encontrados en posiciones retorcidas y cubiertos por una capa blanquecina similar al yeso. La conclusión final de porque estos eran tan diferentes a sus vecinos, se debió a que Pompeya estaba alejada a unos 8 km más distante del Vesubio que la otra ciudad adyacente.

Los primeros flujos piroclásticas habrían alcanzado en primera instancia a los habitantes de Herculano, incinerando por completo a los que no alcanzaron a huir. Una vez liberada la cuarta oleada, los habitantes pompeyanos serían fulminados por una corriente de calor que viajaba a unos 300 km/h y con una temperatura lo suficientemente precisa para haber ocasionado la muerte instantánea y no haber calcinado la carne ni las prendas que llevaban puestas los pueblerinos aquel fatídico día.

Los científicos forenses determinaron que el aspecto de la postura en los cuerpos encontados en Pompeya son similares a las víctimas de un incendio
Fuente: www.blikk.hu

Los científicos forenses determinaron que el aspecto de la postura es similar a las víctimas identificadas en incendios, conocida como “postura pugilística”, esto se debe a que los músculos fueron expuestos a altas temperaturas, provocando el encogimiento de las extremidades presentes en los cuerpos encontrados. Tras el paso de los años el volumen de ceniza que cayó se fue adhiriendo y solidificando sobre los cadáveres retorcidos, otorgándoles ese aspecto particular de figuras de yeso.

Recreación de un cuerpo

El experto británico en reconstrucción facial Richard Neave, recreó el rostro de una de las víctimas de Pompeya. El procedimiento partió con la elección de un cuerpo clave para el ejercicio, este se encontraba situado en un presunto granero de aquellos tiempos. Tras una serie de radiografías en el cráneo, se pudo obtener una simulación exacta de la cabeza en 3D, que posteriormente, de la mano de Richard, comenzaría a recrearse el rostro con capas de masilla para elaborarla con las medidas lo más fidedigno posible.

El experto británico en reconstrucción facial Richard Neave<, logro por primera vez, recrear el rostro de una de las víctimas de Pompeya
Fuente: pinterest.cl

¡En fin! Como bonus truck te dejo el siguiente video publicado en el año 2013, que por cierto ha vuelto a convertirse en viral en algunas cuentas de twitter que conozco. Esta es una recreación del último día de Pompeya tras la erupción del monte Vesubio, que lo disfrutes… ¡Nos Vemos!

A Day in Pompeii – Full-length animation

Escrito por

@timonelvirtual

Últimas entradas similares

¿Aburrido?

¡Visita memes y virales!

y mata el aburrimiento ¡de una vez!

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Indegon - Todos los derechos reservados