Sinestesia: La cualidad para saborear colores y oler personalidades

Sinestesia: La capacidad de mezclar los sentidos
13 Ago, 2018
3 Comentarios

“Los violines, los profundos tonos de los contrabajos, y muy especialmente los instrumentos de viento personificaban entonces para mí toda la fuerza de las horas del crepúsculo. Vi todos mis colores en mi mente, estaban ante mis ojos. Líneas salvajes, casi enloquecidas se dibujaron frente a mí”

Wassily Kandinsky (pintor ruso)

¿Alguna vez te has cuestionado si la gente que te rodea habitualmente percibe lo mismo que tú? y te hago esta pregunta porque si supusiéramos que un grupo cualquiera de personas se reuniera a debatir sobre el color de una naranja por ejemplo —excluyendo a los daltónicos obviamente—, todos estarían de acuerdo que efectivamente es de color anaranjado, pero si ahora pusiéramos en frente de ellos una exhibición del color naranja con distintas saturaciones y les pidiéramos que seleccionen el color que más se asimile al fruto, obtendríamos una selección muy diversa ¿no?

Sin embargo, a pesar de que puedan existir pequeñas diferencias entre los protagonistas de nuestro ejemplo, no resultaría tan relevante si realizáramos el mismo experimento con personas que padecen sinestesia. Personas tan comunes y corrientes como cualquier otra, pero con la diferencia de que pueden experimentar una mezcla de los sentidos al percibir un determinado estimulo externo.

Muchos casos de personas con sinestesia fueron diagnosticados en edades adultas al verse envueltos en frecuentes discrepancias entre sus círculos sociales, el hecho de no percibir lo mismo o percibir cosas que el resto no lo hacía, suelen ser los factores gatillantes por los cuales, los afectados llegan preocupados a las consultas médicas en busca de respuestas ante este particular estado.

Se tiene en cuenta que deben existir muchísimos casos de individuos que viven su día a día sin ser conscientes de que poseen estas cualidades. De momento no se tiene una cifra exacta de sinestésicos a nivel global por las causas previamente mencionadas, no obstante, algunos expertos en la materia afirman que una cifra cercana al 5% de la población mundial podrían ser sinestésicos.

El origen de la sinestesia

Todo comienza a partir de los 8 meses de gestación, durante este periodo tan prematuro de nuestra vida es sumamente transcendental que ocurra un correcto desarrollo neuronal, dado que precisamente nos encontramos con una abundancia de neuronas que progresivamente deberán ser reguladas por un proceso biológico conocido como apoptosis (muerte programada de las células) hasta alcanzar los 2 años de edad, periodo en el cual, los circuitos neuronales ya tienen una gran plasticidad, siendo muy sensibles a los estímulos externos.

En el caso del cerebro de una persona que no haya experimentado una disminución en el exceso de células neuronales conocida coloquialmente como una “poda neuronal”, podría mantener una excesiva conexión sináptica entre los diferentes módulos cerebrales hasta la adultez.

Debido a que las regiones sensoriales suelen encontrarse adyacentes ante una mínima separación, este no sería el caso para un cerebro sinestésico, en él, las regiones sensoriales estarían más que interconectadas, casi unidas como un todo; por tanto, aquí es donde reside la diferencia en el funcionamiento cerebral de los sinestésicos, que podrían mantener estrechos enlaces sensoriales, dando lugar a la inusual activación simultánea entre varias regiones sensoriales contiguas ante una incitación en particular.

Regiones sensoriales en el cerebro
Sentidos en la corteza cerebral | Fuente: sebriano.blogspot.com

Daphne Maurer una psicóloga canadiense muy experimentada en el área, afirma que todos los bebés de menos de cuatro meses de edad presentan un cerebro sinestésico. Debido al estado prematuro del cerebro, aun no se han terminado de definir las especializaciones de las distintas áreas sensoriales.

Las conexiones sinápticas entre las áreas aún permanecen estrechamente ligadas entre sí. De esta forma, los bebés demuestran un patrón de comportamiento similar a diferentes estímulos externos como el sonido de una nota musical o una luz brillante.

El mecanismo funcional de la sinestesia

El comportamiento del cerebro de una persona con sinestesia funciona en base a dos factores claves ante una incitación determinada, conocidos como inductor y concurrente.

El factor inductor es el estímulo externo de la realidad que despierta una experiencia sinestésica de un individuo, los más frecuentes suelen ser números y letras (grafema), aunque también pueden incidir los sentimientos.

El factor resultante al estímulo inductor se le conoce como concurrente, esta es la experiencia personal que percibe sólo la persona con sinestesia, el factor más habitual suelen ser los colores.

A modo de ejemplo, podría ser un sinestésico observando un párrafo, él podría percibir como factor inductor todas las letras “i” por ejemplo, de modo que su cerebro podría identificarlas sin ningún problema entre el resto del texto, y como factor concurrente, podría ser que todas las “i” las identifique con el color amarillo. Este sería un claro ejemplo de un sinéstata con cualidades grafema-color, las combinaciones similares a estas existen en numerosas combinaciones, aquí una lista con algunas de ellas:

• Grafema – color

• Figura – color

• Nota musical – color

• Personalidad – color

• Tono de voz – textura

• Sentimiento – forma/lugar/color

• Nota musical – color/textura

• Personalidad – olor

• Lugar- sabor

• Sentimiento – color/textura

• Letras – texturas

• Números – color – sabor/textura

Dentro de esta gama de clases de sinestesia, se destaca una conocida como tacto-espejo, esta cualidad provoca una alta empatía a quien la padece, la capacidad de contagio emocional que sienten es tan extrema, que si observan a alguien que llora por tristeza o dolor, podrían sentir ese mismo sentimiento como uno propio; al igual que la risa, la respuesta cerebral del sinéstata es tan real como la que experimenta el sujeto involucrado en el evento real.

Ventajas y desventajas de un sinéstata

El hecho de nacer con cualidades extras al promedio NO asegura un desarrollo personal mayor que el resto, sin embargo, existen casos excepcionales en los cuales han resaltado por sus capacidades como es el caso del británico Daniel tammet.

Tammet no solo es sinestésico, sino que además fue diagnosticado con el síndrome de Asperger. Su fama mundial se la debe al hecho de ostentar el record europeo de memorizar y recitar 22.514 dígitos decimales del número Pi.

Su cualidad sinestésica de asociar los números con determinados colores, formas, textura y emociones sin mayor esfuerzo le permiten determinar con una sola mirada, si una cifra numérica corresponde a un número primo o compuesto.

También existen teorías de que los sinéstatas tienden a sentirse muy atraídos en las áreas creativas, dado que al percibir una realidad más adornada, pueden experimentar con un contexto más amplio y original, y como el arte depende de la originalidad, muchos podrían inclinarse en estas disciplinas con mayor naturalidad y convicción como la sostuvo el pintor ruso Wassily Kandinsky (1866-1944), precursor de la abstracción en pintura y teórico del arte. Kandinsky investigó profundamente las relaciones consonantes y disonantes entre color y música.

Yellow - Red - Blue de Wassily Kandinsky
Yellow – Red – Blue de Wassily Kandinsky | Fuente: www.reprodart.com

El hecho de ser un sinéstata no implica llevar una vida con capacidades extras; la gran mayoría de estas cualidades no ofrecen más que un experiencia netamente personal del individuo en cuestión, no obstante, si se pueden generar problemas en áreas específicas, por ejemplo, en un sinestésico numero-color, podría verse afligido ante una resta vertical si percibe un desorden espacial (discalculia) de los números que el clasifica involuntariamente bajo distintos colores.

Si las tonalidades que representan a los dígitos no cuadran en un orden esperado, su confusión ante una operación aritmética tan sencilla, podría convertirse en una experiencia muy extenuante.

Posibles orígenes de la sinestesia

La investigación con respecto al origen de la sinestesia aun no fragua bajo una definición concreta. Hasta la fecha se sabe gracias a las investigaciones que se trata de un rasgo dominante ligado al cromosoma X, de ahí que probablemente sea la razón de que existan más mujeres que hombres con sinestesia.

Otros investigadores sospechan que la predisposición a ser sinestésicos podría ser heredada, no así, el tipo de sinestesia. Otra posible causa podría deberse a una mutación que provoca que las áreas cerebrales no queden perfectamente separadas durante el proceso de desarrollo durante la gestación.

También se afirma que existe la posibilidad de que todos seamos sinestésicos de alguna u otra medida, quizás muchas actividades cotidianas pasan desapercibidas ante nuestra compresión, sin darnos cuentas que podríamos haber experimentado una sensación sinestésica, ya sea de forma subjetiva o no. Y para que puedas entender esta propuesta te propondré un ejemplo esclarecedor.

La siguiente imagen pertenece al test del psicólogo Wolfgang Köhler, creada para demostrar que la relación entre formas y sonidos no es siempre arbitraria. En el año 2001, fue aplicada por el neurólogo Vilayanur Ramachandran y Edward Hubbard, quienes repitieron el experimento bajo el nombre de test Bouba/Kiki. A continuación observa con atención y determina a cuál de ellas la llamarías Bouba y cual sería Kiki:

Test Bouba/Kiki creada para demostrar que la relación entre formas y sonidos no es siempre arbitraria
Test Bouba/Kiki | Fuente: es.wikipedia.org

Probablemente para la figura de la derecha habrás elegido el nombre de Bouba, esto podría deberse a varios factores, como por ejemplo, la forma circular en la que debes posicionar tus labios, forma similar a las curvas de la ilustración.

En el caso de la figura a la izquierda, es decir Kiki, podría deberse a los ángulos agudos de esta, generalmente las formas puntiagudas nos evocan una cierta sensación de punción, por ende, de dolor al igual que los sonidos con notas muy altas que provocan una irritación al oírlas. A partir de este ejercicio se puede observar que generalmente tendemos a asimilar automáticamente más de una percepción sensorial a partir de un solo estimulo.

Por lo general esta preferencia suele ser el resultado típico del 90% de los participantes, no obstante, los individuos que padecen autismo coindicen solo con el 60% de las veces.

En resumen

La sinestesia no es, y no debería ser catalogada como una patología, más bien puede llegar a convertirse en una cualidad única y muy provechosa, aunque como ya lo mencione, puede volverse una desventaja en determinadas actividades, pero no es muy recurrente.

Grandes especialistas como María José de Córdoba Serrano, una artista y profesora universitaria española, experta en este campo, afirma que la sinestesia es más bien una virtud, una herramienta que si es bien aprovechada por el individuo poseedor, podría alcanzar grandes logros a lo largo de su desarrollo personal.

Escrito por

@timonelvirtual

Últimas entradas similares

¿Aburrido?

¡Visita memes y virales!

y mata el aburrimiento ¡de una vez!

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Indegon - Todos los derechos reservados