¿Y si replicamos el “Fan ID” en los países con aficiones violentas?

¿Y si replicamos el "Fan ID" en los países con aficiones violentas?
13 Ago, 2018
Sin Comentarios

Tras décadas de episodios violentos a lo largo de la historia del fútbol, aun es imposible erradicar la violencia dentro y fuera de los estadios, pese a las nuevas implementaciones sofisticadas que surgen cada temporada, no pareciera ser suficiente, pero entonces ¿qué se está haciendo mal? porque si algo es cierto, es que sin los avances tecnológicos, hoy estaríamos peor que antes.

Gracias a la mecanización en los estadios más modernos del mundo, estos han podido mejorar sus estándares de seguridad al automatizar los controles de acceso a través de equipamientos sofisticados como los sistemas biométricos, circuito cerrado de videocámaras, drones para vigilar desde el espacio aéreo, sensores para detectar armas de fuego, policías especializados para asistir a eventos de carácter peligroso y un largo etcétera, pero que aun así, ninguno de ellos se ha podido jactar de un suceso que lamentar después de un encuentro futbolístico.

La violencia al parecer solo ha disminuido a largo de los años en los clubes más pudientes en base a las grandes inversiones que se han llevado a cabo para ofrecer una sensación de mayor seguridad a sus simpatizantes, sin embargo, cuando la violencia no ocurre al interior de las independencias del estadio, esta puede darse con mayor facilidad a las afueras de estos, desatándose verdaderas guerrillas entre los mal llamados hinchas, que dominados por su afición extrema, terminan siendo los responsables de la muerte de algún seguidor del equipo contrario, o en ocasiones, del mismo equipo.

Según las obligaciones de seguridad propuestas por la FIFA, los estadios están obligados a regirse por una norma básica de seguridad propuesta por este organismo, refiriéndose a que cada recinto deberá contar con un equipo de gestión de la seguridad del estadio, dirigido por el oficial de seguridad del recinto y el comandante en jefe de la policía local, responsable de las operaciones policiales en el estadio y sus aledaños.

Otro de los puntos fundamentales al referirnos a la inseguridad suscitada en encuentros “potencialmente peligrosos”, la Federación Internacional de Fútbol menciona lo siguiente: «La asociación anfitriona es la principal responsable de clasificar los partidos y de determinar si un encuentro debe ser considerado de alto riesgo. Esta decisión se deberá tomar lo más pronto posible, tras consultar previamente a las partes interesadas pertinentes y, en particular, al asesor sénior nacional de seguridad».

Esta evaluación por parte de las autoridades es trascendental para evitar episodios de vandalismo tanto al interior como en el exterior de las independencias del estadio, puesto que si los representantes de la localidad anfitriona así lo estipulan, podrían ejecutar acciones forzosas para afianzar la tranquilidad en quienes participan del encuentro. A continuación, se mencionan algunas de aquellas normas que se podrían aplicar para alcanzar tales objetivos:

a) Apoyo militar: Si en un partido se enfrentarán dos clubes que atraen grandes congregaciones de aficionados, y que además el encuentro haya sido catalogado de “alto riesgo”, tanto el club como la autoridad regente de la localidad que alberga la competición, podrán disponer de personal militar para apoyar o asumir las funciones del cuerpo de seguridad para establecer un orden con mayor ímpetu.

b) Separación forzosa: Separar estrictamente a los aficionados, asignándoles otros sectores a los que le fueron concedidos, previo al encuentro.

c) Barreras físicas: Crear y reservar sectores libres entre los sectores de espectadores considerados “peligrosos”, separados por barreras físicas que cumplan con las exigencias de instalación y resistencia, para evitar que estas puedan ser derribadas.

“Fan ID” Una propuesta para regularizar hechos de violencia en los estadios

Tras los violentos enfrentamientos entre “hooligans” rusos e ingleses en la Eurocopa de Francia 2016, Rusia decidió preparase y tomar cartas en el asunto para evitar episodios exabruptos por parte de los “extremistas” o también conocidos como “ultras” que pudieran hacer presencia en tal país mientras se desarrolla el Mundial de fútbol. Uno de los anuncios previos que se dieron a conocer por parte del ministerio del interior de Rusia, fue la prohibición a 400 hinchas de carácter violento que se encontraban en la lista negra de la federación anfitriona.

Así que… ¿Cómo decidió Rusia establecer una diferencia entre los participantes autorizados?

El documento de identificación personal “Fan ID” propuesto en el reciente mundial de Rusia, ha demostrado ser un eficiente indicativo de organización para identificar a los partícipes autorizados, es más, La federación de Rusia le ha otorgado el poder de autorizar a los extranjeros a entrar en múltiple ocasiones al territorio de la Federación Rusa y salir del mismo sin la formalización de visado, solo con portar su cedula de identidad, más la entrada, tendrán el privilegio de permanecer en el país hasta 10 días después del último partido de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™ y la posibilidad de utilizar la conexión de transporte gratuito entre las ciudades anfitrionas del evento deportivo en los días de partido.

Ahora bien ¿qué sucedería si se intentara replicar este ejemplo para los partidos de primera división en otros países? Probablemente en algunas naciones se establecería con mayor facilidad, si las ligas cuentan con un mínimo de estándar de seguridad y equipamiento tecnológico para manejar el control de acceso a los estadios, pero lo que realmente importa, es que los países predispongan de la voluntad para crear una ley segura para los estadios, esto significaría el pilar fundamental para que comiencen a ver resultados favorables, sobre todo en los países de Sudamérica y muchos de Europa donde se frecuentan actos de violencia.

¿qué sucedería si se intentara replicar el Fan ID en los partidos de primera división en otros países con aficiones peligrosas
Fuente: elcomercio.pe

Por otra parte, para que la propuesta del “Fan ID” tome forma, también deben participar enérgicamente las directivas y asociados de cada club para establecer normas básicas, indispensables para asegurar la eficacia de este factor, y es por eso que a continuación, se proponen los siguientes 5 puntos claves para alcanzar dicha finalidad:

1 – Registro para el control de acceso: La creación de un registro a nivel nacional por parte de la autoridad nacional, en el cual se pueda almacenar y obtener información básica de cada persona inscrita previamente para ingresar a ver a su equipo en diferentes estadios del país. En tal base de dato, deberá aparecer el nombre de la persona y si presenta o no, algún registro por actos incívicos al interior y/o exterior de un recinto deportivo. La información que se almacene, debe ser fundamental para tales fines, y no comprometer otro tipo de datos personales que puedan afectar la privacidad de la persona.

2 – La interconexión entre el club local y las autoridades: Tanto el club hospedante del partido y la autoridad responsable de la creación del registro de control de acceso, serán los únicos autorizados a tal base de datos, para que este último organismo, pueda actualizar la información de conducta en caso de que un aficionado haya ocasionado desmanes tras el partido dentro o fuera del estadio y a lo largo del país, y así, el personal en las entradas pueda prohibirle el ingreso.

3 – Automatización en el control de acceso: Al ser miles y miles de personas que podrían entrar por los puntos de entrada establecidos, los clubes deberían automatizar los controles para agilizar el manejo de información que se va obteniendo tras cada persona que intenta ingresar al estadio, lo ideal sería la implementación de sistemas biométricos, validación de códigos de barra para el documento de identificación para ingresar a los estadio, en este ejercicio vendría a ser el “Fan ID”, y la validación de la autenticidad de las entradas.

4 – Circuito cerrado de televigilancia: Tras el desarrollo de aparatos de control remoto como los “drones”, han permitido ampliar aún más el campo de vigilancia en escenarios deportivos de grandes dimensiones, pudiendo grabar en alta definición y en 360° todos los sectores del recinto, si esto se complementa con un circuito cerrado de video vigilancia, permitirán obtener un completo panorama, en caso de presentarse algún alboroto, sobre todo, en el sector de las graderías.

5 – Perímetro de seguridad externo al estadio: En los últimos años, los hechos de vandalismo se han perpetrado a unos cuantos cientos de metros a las afueras de los estadios, si los perímetros externos se reforzaran con la presencia de la policía local y cámaras de seguridad en puntos estratégicos, se podrían disminuir los enfrentamientos por encuentros casuales, puesto que sin la presencia de la autoridad, los desmanes no se demoran en presentarse en los alrededores del recinto deportivo.

Violencia fuera de los estadios ¿Quién responde?

Esto de expulsar a hinchas problemáticos por parte de los clubes, no es algo nuevo, sino más bien, lleva años aplicándose pero que aún no corrige el “dilema del fanatismo”, con esto me refiero, a que un “extremista” de un determinado equipo, no le importará si lo han vetado del estadio, puesto que el fervor que le genera formar parte de un grupo de “soldados” que están dispuestos a quedar ensangrentados por defender un orgullo inventado por ellos mismos, se presentará igual a las afueras del recinto, para agruparse con sus similares y conformar las infaltables barras que se quedan esperando hasta el final del partido para demostrar su autoría y localidad a los del equipo contario.

Pero… ¿cómo afrontar a esos grupos localizados de los cuales la policía sabe de ante mano el comportamiento que adoptaran una vez terminado el encuentro? –sobre todo si pierde su equipo–, porque mientras no comiencen a generar problemas, permanecerán allí, esperando la oportunidad para agarrarse a patadas con los rivales, y lo otro ¿dónde acaba la seguridad de los hinchas que han participado pasivamente? ¿cómo asegurar que el público una vez que sale del estadio, no se verán envueltos en el cruce de bandas rivales?

Bueno es aquí donde también tendría relevancia el “Fan ID”, puesto que si cada hincha mantuviera su credencial de forma visible al salir del estadio, existirá una diferenciación sustancial y tangible para los oficiales a cargo de la seguridad en los perímetros externos, permitiendo que estos se centren en los focos donde pueda surgir un problema, en consecuencia, en todos aquellos que no porten tal documento.

Si en el caso de que una persona haya tenido un comportamiento correcto durante el partido, pero que después se involucra en actos de violencia, este derechamente perderá inmediatamente el privilegio de portar la “Fan ID”, es decir, si el individuo es detenido, el oficial de turno tendrá la responsabilidad de introducir en el registro de acceso al estadio, las consecuencias provocadas por este, y además, tendrá el derecho de confiscar la “ID” a modo de penalización, dejando en manos de la autoridad competente, el castigo de prohibición para ingresar a todos los estadios del país.

Repasando a los ultras más violentos

A continuación te presento breves pasajes de los ultras más problemáticos que existen en este contexto deportivo, para que veas que la cosa no es tan simple, puesto que no son en realidad un “grupito cualquiera”, ¡nooo! por el contrario, son muy organizados y estructurados por individuos que se toman en serio el hecho de ser un ultra, sin miedo a poner en riesgo su propia vida, mientras puedan hacerlo por su club [sin ninguna causa coherente].

Teddy boys 95 (Polonia): Los ultras del Legia de Varsovia son considerados los más peligrosos de Europa, de ideología, anticomunista, antisemita, homofóbicos y racistas. En el año 2015, cuando el Legia se enfrentó al Nápoles en un partido correspondiente a la Europa League. Los enfrentamientos entre los grupos radicales empezaron a darse en el aeropuerto y fueron extendiéndose por toda la ciudad, arrasándola con peleas campales en el centro de la ciudad. Automóviles incendiados y símbolos nazis fueron algunos de los resultados del enfrentamiento. Muchos de sus integrantes son exmilitares y otros, con una clara predilección por las artes marciales.

Los ultras del Fenerbahçe (Turquía): En el año 2010 tras perder el título de liga de fútbol frente al modesto Bursaspor, los ultras del Fenerbahçe comenzaron a romper y a quitar las butacas para quemarlas y lanzarlas hacia los oficiales de policía, posterior a esto, los exacerbados hinchas pidieron la cabeza del español Dani Güiza por no haber aprovechado las ocasiones de marcar un gol para su equipo.

Frente Atlético (España): En el año 2014, el grupo ultra estuvo involucrado en la pelea campal entre grupos extremistas en los aledaños del estadio Vicente Calderón, que posteriormente derivaría en el asesinato de Francisco Javier Romero Taboada, alias Jimmy, miembro de la sección «los suaves» del grupo ultra del Deportivo de la Coruña Riazor Blues, víctima de una paliza y que acabó arrojado al río Manzanares.

Irriducibili de la Lazio (Italia): Enemigos de la Roma y de los derechos humanos por su participantes de carácter racista; en el año 2017 en una calle cercana al coliseo, colgaron a 3 maniquíes con las camisetas de la Roma para inducir el pánico a sus rivales de la forma más publica posible, además estos muñecos estaban acompañados de una pancarta con el siguiente mensaje: “Un consejo, dormir con la luz encendida”.

La 12 de Boca Juniors (Argentina): previo al partido San Lorenzo-Boca el 21 de julio de 2013, se enfrentaron los de “la 12” a los hinchas de San Lorenzo, este hecho ocurrió a cinco cuadras del estadio de San Lorenzo, resultando como consecuencia, dos fallecidos siendo reconocidos los cuerpos de Marcelo Augusto Carnivale, de 33 años y Ángel Martín Díaz, de 44 años.

Los borrachos del tablón de River (Argentina): Cuando los “millonarios” descendieron a la segunda división el 26 de junio de 2011, la histeria en la barra brava explotó como nunca antes, tras quemar y destruir los implementos del estadio de su equipo, un grupo de ellos ingresaron a la sala de trofeos del club, para robar parte de ellos, también apedrearon a periodistas y destruyeron escaparates próximos al estadio.

Millwall Hooligans (Inglaterra): Equipo de segunda división perteneciente al sureste de Londres, son famosos por sus violentos aficionados, cada ciudad que visitan la ponen bajo amenaza, tras continúas detenciones de sus aficionados, han logrado ser considerados como los más peligrosos del país inglés.

Son habituales las peleas con los hinchas rivales, sobre todo con la afición del West Ham e incluso entre ellos. Cuando alguien les busca pelea ellos dicen… “Let them come”. En 2005, el equipo fue eliminado en la semifinales de la FA Cup a manos del Birmingham City e hicieron una batalla campal fuera del estadio. Casi medio centenar de agentes resultaron heridos y al día siguiente la zona quedó totalmente destrozada, con vehículos quemados y material urbano reventado.

Arrebatándoles el poder

Por muy buena que sea la organización de un plan de seguridad en los estadios, siempre existirán los cabos sueltos en los años venideros, si no se termina por desarticular a los que caen en actitudes extremas, la violencia prevalecerá pase lo que pase. Lo que se ha intentado proponer en este artículo, es la idea de implementar una norma que pueda ser aplicada a nivel país, donde se pueda mantener un orden generalizado de quienes entran a los estadios a disfrutar versus los que ingresan a destruir.

Cada año es más insólito percibir a los padres asistir con sus hijos a ver un partido del club de sus amores, es más, esto se podría percibir como una irresponsabilidad, si se viera en estadios tan inseguros como los que existen en Sudamérica, donde aún están bastante atrasados en infraestructuras y en seguridad, como es el caso de las graderías con tablones de madera o de butacas mal implementadas, fáciles para ser arrancadas y ser utilizadas como proyectiles, la separación de sectores con rejas complementadas con alambres de púas, que otorgan esa sensación de estar en una cárcel —esto lo menciono por experiencia personal— y sobre todo la cultura, ese respeto que literalmente no existe, porque el concepto de rival, se suele confundir con enemigo.

Lo cierto es que de poder implementarse un sistema como el “Fan ID” no es cosa de locos, todo lo contario, ayudaría avanzar en prosperidad de la seguridad en los centros deportivos de carácter peligroso, y así, volver a reencantar a todos aquellos hinchas que han abandonado esa práctica de ir a los estadios por miedo de sufrir un accidente.

Claramente, quedara en las manos de los gobiernos, la creación de una ley actualizada, y que pueda ser utilizada a favor de erradicar todo tipo de manifestación extremista en mediaciones deportivas, con el fin de arrebatarles por una vez por todas a los ultras, ese poder que los mismos dirigentes de los clubes aludidos, se han encargado de facilitarles el trabajo….¡Nos Vemos!

Escrito por

@timonelvirtual

Últimas entradas similares

¿Aburrido?

¡Visita memes y virales!

y mata el aburrimiento ¡de una vez!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Indegon - Todos los derechos reservados