Ángeles y Demonios del café: Razones científicas sobre sus beneficios y aclaración sobre su factor carcinógeno

Ángeles y Demonios del café
3 Sep, 2018
Sin Comentarios

“Hay algo de nostálgico en el despertar diario, en las rutinas de mañana, en las expectativas del día. Quisiera que el tiempo fuera estático y el café infinito. Sobretodo esos primeros minutos de la mañana en que uno confunde los sueños con la realidad y todo puede ser posible. Quisiera extender ese tiempo y esa sensación, que mi taza no se vaciara”. (Tramontana)

Comienza un nuevo día y ya se van sirviendo más de 2250 millones de tazas de café para estimular un buen comienzo en otra jornada más. El café es y seguirá siendo la bebida estimulante más apetecida a nivel mundial para realzar ese empujón que tanto necesitamos muchos de nosotros para empezar a ser quienes realmente creemos ser, un pensamiento que también compartía Johann Sebastian Bach “Sin mi café de la mañana, soy sólo como una pieza dorada y seca de carnero”.

Desde hace años el café estaba considerado como “posible carcinógeno” por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, organismo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y no sería hasta el año 2016, cuando decidieron quitar a esta bebida de la lista negra.

Es por ello que en este artículo analizamos una notica que ha causado contradicciones últimamente sobre una sustancia presente en el café que podría “supuestamente” ser cancerígena; por otra parte, expondremos algunos beneficios que han sido respaldados por estudios científicos que le han dado luz verde al consumo moderado de café sin correr mayores riesgos que quemarnos la lengua.

Los “ángeles” del café: Beneficios científicamente aprobados

Enfermedades coronarias

Un publicación realizada por el Centro Médico Beth Israel Deaconess, en Boston, EEUU, que analizó cinco estudios realizados entre 2001 y 2011, determinó que quienes consumían café, tenían hasta un 11% menos riesgo de sufrir insuficiencia cardíaca que quienes no lo hacían.

El total de café ingerido sería clave. El 11% se observó en aquellos que reportaron, en promedio, servirse dos tazas de café al día (equivalentes a 480 ml). Aquellos que tomaban la mitad, se observó una disminución de riesgo de 4%. Sólo se reportó un aumento del riesgo en quienes reportaron tomar más de un litro de café diario.

Otro artículo titulado “3 a 5 tazas de café al día pueden reducir el riesgo de ataques al corazón” del sitio web Live Science, también sugiere que el consumo regular de café “puede reducir modestamente el riesgo de infarto”. La investigación sugiere que los antioxidantes del café podrían contribuir a disminuir la cantidad de calcio en las arterias coronarias hasta en un 40%, un factor de riesgo conocido del infarto si se consume como afirma en su título, entre 3 a 5 tazas regulares de café.

Cáncer

Algunos estudios que aseguran haber determinado que el café podría favorecer el desarrollo de cáncer, el cual exponemos más abajo, solo han logrado provocar desconcierto a nivel global con pruebas que aún no han podido ser extrapoladas en humanos, en su contraparte, numerosos estudios indican que su consumo está asociado con un menor riesgo de sufrir varios tipos de cáncer.

Un metanálisis de 59 estudios que buscaban detectar una relación entre el café y cáncer, concluía lo siguiente:

“Nuestro metanálisis (…) confirma que tomar café no tiene efectos dañinos. Por el contrario, el consumo de café está inversamente asociado al riesgo de cáncer de vejiga, de mama, de la cavidad bucal y faringe, colon y recto, endometrio, esófago, hepatocelular, leucemia, páncreas y próstata”.

Diabetes

Un meta-estudio de 28 investigaciones en las que participaron 1.109.272 de personas, con un total de 45.335 casos de diabetes tipo 2, encontró que tanto el café regular como el descafeinado está asociado a un menor factor de riesgo de este tipo de diabetes.

Los hallazgos de esta revisión sistemática y metanálisis, basados en los participantes del estudio, demuestran una asociación inversa robusta entre el consumo de café y el riesgo de diabetes, en comparación con quienes no consumen esta bebida.

El consumo de 6 tazas/día de café se asoció con un riesgo 33% menor de diabetes tipo 2. El café con cafeína y el consumo de café descafeinado se asociaron con un menor riesgo de diabetes tipo 2. La asociación entre el consumo de café y el riesgo de diabetes fue consistente para hombres y mujeres y para las poblaciones europeas, estadounidenses y asiáticas afirmó el estudio.

Depresión

Según el estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de Harvard en el año 2011, Logro identificar que mujeres que tomaban 400 ml de café o más a diario, tenían un riesgo de depresión 20% menor que quienes tomaban poco o nada. Té, chocolate y café descafeinado, en cambio, no tuvieron impacto.

Un estudio similar se llevó a cabo en 2014 con hombres y mujeres estadounidenses y concluyó lo mismo: tomar café sin endulzantes se asociaba a un menor riesgo de sufrir depresión.

Alzheimer

El consumo consistente de café también está relacionado con un menor riesgo a sufrir Alzheimer y un menor deterioro cognitivo en adultos mayores.

En 2010, un metanálisis de los resultados de cuatro estudios sobre café y enfermedades cognitivas, concluyó que, pese a la diversidad de métodos y resultados, había una clara tendencia hacia el efecto protector de la cafeína contra la demencia y el deterioro cognitivo.

Un estudio en particular, hecho en Finlandia, y que involucró el seguimiento de adultos mayores durante 21 años, sugería que el consumo de café en edad adulta podía disminuir el riesgo a sufrir Alzheimer y otros tipos de demencia hasta en un 65%. El consumo ideal, encontró, sería de entre 300 a 500 ml diarios.

El “Demonio” del café: Un miedo no justificado

En el año 2010 el grupo sin fines de lucro conocido como “Consejo para la Educación e Investigación sobre Sustancias Tóxicas” demandó ante el Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles a varias empresas que venden café, distribuidores y minoristas, por violar la ley estatal que les obliga a advertir a consumidores sobre los productos químicos en el proceso de tostado que pueden causar cáncer, como la acrilamida.

La acrilamida es una sustancia química que se forma mediante un proceso de elaboración de un producto que es sometido a altas temperaturas para obtener determinadas cualidades como el color, textura y aroma. Unas de las características principales para que se forme este compuesto, radica principalmente en alimentos ricos en almidón y con alta presencia de aminoácidos, como es el caso de los cereales y galletas horneadas, alimentos para bebes, frutos secos tostados, patatas fritas y en el café torrado (proceso de tostado). Adicionalmente, este compuesto también se halla en la composición del humo del tabaco.

La evidencia científica que relaciona la acrilamida con el cáncer en humanos es escasa. Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, los estudios han descubierto que la acrilamida aumenta el riesgo de cáncer en ratas y ratones cuando se coloca el químico en agua potable y en animales con dosis “entre 1.000 y 10.000 veces más altas que los niveles a los que las personas podrían estar expuestas en los alimentos”. La sociedad aún no sabe cómo se traducirían los resultados en humanos, pero sugiere limitar la ingesta de acrilamida.

En cuanto a los estudios con personas, la Sociedad Americana del Cáncer señala: “la mayoría de los estudios realizados hasta ahora no han encontrado un mayor riesgo de cáncer en humanos. Para algunos tipos de cáncer, como el cáncer de riñón, endometrio y ovario, los resultados han sido mixtos, pero actualmente no hay una relación directa con la ingesta de acrilamida”.

Sin embargo, una revisión de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer encontró que consumir bebidas muy calientes era “probablemente cancerígeno para los humanos” debido a quemaduras en el esófago; pero no hubo relación con la acrilamida química.

En Resumen

De momento los beneficios del café corren con grandes ventajas para nuestra salud versus “la posibilidad” de estar ingiriendo un factor de riesgo que pueda favorecer el desarrollo de un tumor maligno, no obstante, las posibilidades aún están en veremos, pero si así lo fuera, la cantidades de café que deberías consumir al día, seria por sobre 1000 veces la cantidad recomendada, cuestión que claramente sería imposible de alcanzar.

Como recomendaciones y conclusiones, este estudio que intenta advertir sobre la presencia de acrilamida en alimentos procesados, está más bien dirigido a los fabricantes de estos, puesto que con buenas prácticas manufactureras se podría disminuir el porcentaje de esta sustancia en los alimentos.

Ahora bien, si eres de quienes buscan prevenir antes de curar, te podríamos recomendar que consideres el uso de café orgánico tostado de forma artesanal, puesto que en este producto en sí, existen menos procesos involucrados, además, la incidencia en el porcentaje de acrilamida está comprobado que es considerablemente menor que en un café descafeinado por ejemplo, así mismo, el café espresso cuenta con mayor índices que un café preparado con filtros, simplemente por una cuestión de preparación.

Escrito por

@timonelvirtual

Últimas entradas similares

¿Aburrido?

¡Visita memes y virales!

y mata el aburrimiento ¡de una vez!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Indegon - Todos los derechos reservados